Menu

Inglaterra puede comerciar con el odio, dice el entrenador de defensa John Mitchell

Este es, por supuesto, el segundo hechizo de Mitchell trabajando para la Rugby Football Union y recuerda vívidamente la hostilidad mostrada hacia Inglaterra cuando era el entrenador delantero de Sir Clive Woodward a fines de los 90, incluso cuando fue escupido durante la derrota de Gales en 1999 en Wembley y el abuso verbal dirigido al equipo en Escocia antes de un partido de la Copa Calcuta. “Todavía recuerdo haber entrenado en una universidad en Escocia y…solo el idioma”, agregó. “En Wembley, caminé por el túnel a medio tiempo, y un poco tonto terminó en mi chándal.Haber tenido esa experiencia y recibir las emociones que vienen del otro lado, ciertamente me motiva personalmente ”.

De poca sorpresa, mientras tanto, es el hecho de que Will Carling ha jugado un papel cada vez más significativo papel dentro del campamento de Inglaterra esta semana. Reclutado por Jones para desarrollar el liderazgo dentro de su escuadrón, Carling aportó cierta arrogancia a su capitanía y tiene historia con los Wallabies después de la derrota de Inglaterra en la final de la Copa del Mundo de 1991. Mitchell reveló que ha hablado con Carling esta semana sobre la rivalidad.

“No creo que mucha gente como nosotros como Inglaterra, ¿verdad? Es importante entender eso y darnos cuenta de que también podemos revertir eso en términos de nuestro propio pensamiento.Porque cuando no lo haces bien, solo tienes que mirar la satisfacción y el regodeo del otro lado para darte cuenta de lo importante que es.Por lo tanto, es mejor que entres primero y lo hagas ”.

Mitchell’s no es el único acento de Kiwi en el vestuario inglés, sino que Brad Shields, Dylan Hartley y Ben Te’o ahora prometen lealtad. la rosa roja, por lo que el entrenador de defensa ha revelado sus lazos emocionales con Twickenham. “Cuando regresé al vestuario inglés antes del partido de Sudáfrica, habían pasado 18 años desde que había estado en esa sala”, dijo. “Estaba bastante abrumado; Inmediatamente tuve una conexión emocional ”. Manu Tuilagi mantiene a Australia adivinando mientras Jones lo retiene en el escuadrón de Inglaterra Leer más

Shields también está comenzando a sentirse como en casa en el suroeste de Londres después de haber comenzado contra Sudáfrica y los All Blacks este otoño.Este último fue posiblemente su mejor actuación para Inglaterra hasta la fecha, como lo reconoció el público local cuando se abrió paso durante la segunda mitad. “Ha sido un viaje bastante radical hasta ahora y las cosas han sucedido bastante rápido”, dijo. “Durante la serie de verano, recuerdo que surgieron un par de preguntas sobre jugar contra los All Blacks, eso fue y se fue ahora. [Twickenham] es como una fortaleza, es tu hogar, eso es lo que se siente “.

Inglaterra puede que no le guste Australia, pero no están subestimando al equipo de Michael Cheika, que ha perdido cuatro de sus 12 partidos este año. Y, como Jones a principios de esta semana, Mitchell sugirió que las dudas sobre la aptitud de su influyente flanqueador David Pocock son una artimaña diseñada para sacar a Inglaterra de su camino.Mitchell agregó: “No estamos leyendo demasiado sobre las lesiones de David Pocock, podría ser una jugada de su parte hacernos quitar la vista del balón”. Nada cambia, esperamos que esté allí el sábado.

“Son una nación de rugby en una nación deportiva. Solo necesitan una pequeña apertura de luz, una pequeña apertura de esperanza y encuentran un camino. Son competitivos en ese desafío. Hay una Copa del Mundo a la vuelta de la esquina y siempre aparecen en una Copa del Mundo porque es un torneo más pequeño, hay menos distancia y menos rugby para que jueguen. Como puede ver en sus resultados en la Copa del Mundo, siempre han sido un oponente extremadamente peligroso, competitivo y exitoso “.